sábado, 8 de octubre de 2016

1595: el año de "La Naval"

En abril de 1595 llegaba a Gran Canaria don Alonso de Alvarado y Ulloa,  con el cargo de gobernador. Pronto se puso manos a la obra rápidamente inspeccionando fortalezas y viendo las fuerzas con las que se contaba.  En mayo se hizo revisión general de las milicias - "alarde general".

Pocos días más tarde llegaron noticias de que podía haber un ataque del pirata berberisco Xabán Arraez, conocido por sus ataques a Fuerteventura y Lanzarote. Que no despiste la palabra "piratas", estos eran ataques que podían contar con decenas de barcos y cientos y cientos de soldados, que quemaban, saqueaban y llevaban prisoneros que acabarían de esclavos o se usarían para pedir rescates. Por ello se redoblaron atalayas y vigías y las milicias hicieron turnos de guardia todo el verano. Se reforzaron los castillos y se rehicieron las trincheras de la Playa de Santa Catalina (hoy Las Alcaravaneras).

En el mes de julio llegó la Flota de Indias, algo que tras el susto inicial calmó algo los ánimos. Aunque pronto hubo un rebato general que quedó en falsa alarma. Xabán Arraez se limitó al final a hacer sus correrías por el Mediterráneo, y las milicias se entregaron al descanso. Pero tanto preparativo vino muy bien...

Réplica del barco de Drake, Golden Hind. Con dicha nave circumnavigó Drake la Tierra unos años antes, acrecentando su fama. Fuente: Wikimedia Commons



Mientras en Inglaterra se había reunido una flota de 27 barcos, incluyendo 6 barcos de guerra de nueva construcción. En enero se había hecho una leva, encontrándose muchos voluntarios para embarcarse a lo que se planeaba sería la conquista de Panamá. Pero los retrasos fueron acumulándose y el espionaje haciendo su trabajo, al rey le llegaron avisos en febrero, mayo, junio y julio. Al final fue en septiembre cuando partió la flota, bajo el mando de Hawkins, Drake y Baskerville. Entre tripulantes y soldados eran unos 2500 hombres.

Drake y Hawkins no se llevaban bien y pronto tuvieron su primer encontronazo. Drake reveló que en su barco había metido a 300 hombres de más, para los que carecía de viveres.Acabó proponiendo atacar a Madeira o alguna de las Canarias para aprovisionarse. Tras mucho discutir acordaron atacar a Las Palmas, capital de Gran Canaria. Thomas Barkerville, jactancioso, consideró que sus tropas podrían tomar la ciudad en cuatro horas.

Así al amanecer del 6 de octubre de 1595, un día gris y de fina llovizna, la gente de Las Palmas pudo ver una hoguera y su humareda sobre la atalaya de la isleta - señal de que se acercaban más de 5 barcos sin previo aviso.  Pronto un sonoro cañonazo de la Fortaleza de Las Isletas (actual Castillo de la Luz) puso a todos en movimiento.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario