jueves, 25 de agosto de 2016

Clarea de vino, receta de época

Receta de época bien sencilla y absolutamente deliciosa, en versiones alcohólica y sin alcohol.

La clarea está muy rica fresquita para tomar algo o servida "a la postre". Va de miedo con rosquillas, barquillos, confites,... por citar algunos postres de época.



 "La clarea se suele hazer de vino & de miel & despeçies de buen olor muy molidas & puestas en poluos & metidas dentro devn saco de lino con açucar & miel & despues colan el vino por medio dela tela muchas vezes: assi como quando hazen la lexia. La clarea por el vino es fuerte & agudo & por las espeçies es de buen olor & por el açucar & por la miel es dulçe."

Bartholomaeus Glanville; fr Vicente de Burgos tr. 
Liber de proprietatibus rerum; Propiedades de las cosas.  Ed. 1494

La clarea era una bebida especiada a base de vino blanco. Con vino tinto se hacía una preparación similar, el hipocrás. Aunque habría variantes suelo hacerla por la receta de Ruperto de Nola, que fue cocinero del rey de Napoles en el siglo XV y cuyo libro se editó en castellano en 1525 y 1529.

Ingredientes:
  • Vino blanco
  • Miel, unos 170 gramos por botella de 750ml de vino
  • Una cucharadita de canela molida
  • Media cucharadita de clavo molido, o pizca más
  • Punta de cucharadita de jengibre molido
Se echa todo en un caldero y se pone a calentar a fuego moderado. No se deja llegar a hervir, se apaga cuando se va acercando al hervor y se deja enfriar un rato. Entonces colar y dejar reposar y volver a colar hasta que se vea transparente.  Es útil tener un par de jarras o botellas para ésto.
Como alternativa más sencillota se pueden usar las especias sin moler, pero algo machacaditas. Esto hará más fácil el dejarla transparente.
Refrigerar o poner en lugar bien fresco y tomar fresquita.

Obviamente cada uno es libre de ajustar la cantidad de miel o de usar una parte de azúcar como sugiere el texto que citamos al principio.

El mismo recetario da una versión sin alcohol:
  • Para 1 litro de agua
  • 60 gramos de miel
  • Especias como en la anterior
Se hace igual que la clarea normal. Eso sí, no es igual de sabrosa, todo hay que decirlo.

Fuente: Ruperto de Nola, Libro de Guisados, 1529, fol XV


No hay comentarios:

Publicar un comentario