viernes, 8 de julio de 2016

Relación Sumaria: 8 de julio de 1599

Habiendo abandonado la ciudad el 3 de julio, con ciertas casas en llamas y llevándose todo lo saqueable, la Armada invasora se toma su tiempo para volver a embarcarse. Al final acaban dejando cosas robadas en el puerto y zarpan hacia el Sur. Los naturales temen ataquen Telde y envían refuerzos hacia allá, donde la distancia entre el puerto y la ciudad les sería favorable a los defensores. Allí quedan algunos prisioneros, que hablan de cuando había salido la Armada, de su frustrado plan de atacar La Coruña y de los heridos y bajas sufridas.

Mapa de Gran Canaria por Leonardo Torriani, hacia 1590.



Luego Jueves, a ocho dias del mes de Julio a las nueve de la mañana, dio el Armada la buelta del Sur, la buelta de la costa de la Isla hazia la misma ciudad, cuyo puerto esta dos leguas mas abaxo della, y va este camino llano por callejones entre eredades de parras y Arboledas. Y teniendo por cierto que yva allá la dicha Armada, aviéndose juntado los dichos señores Regente y Oydores, y el dicho Licenciado Chamoso, se acordo que se fuesse a socorrerla con toda la gente resuelta que avía en la dicha ciudad, y fuesse tan presto, y antes que la dicha Armada llegase, y assi puso luego en execución, yendo el dicho Licenciado Chamoso, y el dicho Sargento mayor, y los Capitanes Juan Martel, y Antonio Lorenço, y Baltasar de Armas, y Francisco Sanchez y Francisco de Cabrejas Toscano, y Pedro de Torres Capitan de la Vega, a quien se dio la dicha compañia, y la compañia de Francisco Carvajal, y Melchior de Aguilar, y el Capitan Arancivia de Therore, que todos estos yrían como quatrocientos ombres ligeros; tambien fue el Capitan Miguel de Moxica, con la gente de caballo que tenia, y todos yvan con animo de resistir al enemigo la entrada respeto de averles perdido el temor en el requentro y retirada del, y matanza que el Dragonal hizieron, y ser el camino de la dicha ciudad de Telde, a sus puertos tan desacomodado, donde el enemigo no sería señor de jugar de su Mosqueteria lexos en el campo raso, y asi si lo intentara se tuvo por cierto, que sin daño de los naturales el enemigo se avia de volver a priessa de la mitad del campo, y aunque reparo enfrente de dicho puerto, y passo con toda la dicha Armada, y la gente que avia ydo de socorro se volvio a la ciudad.

De algunos de los prisioneros que quedaron que dexó el enemigo, y de los que se prendieron, se entendió y supo el daño de la cayda de la gente, y heridas que les dieron, y muerte de los dos Capitanes, y que aquel dia le avían muerto los naturales con el Artillería mas de dozientos y cincuenta ombres, y en los dos dias de la batería, más de trezientos, y el dia que la entraron de los que se desmandaron a coger fruta por las eredades, les avian muerto mas de cien ombres con las postas y Centinelas que ponian, y en el monte del Antiscal y Dragonal, mas de ciento y cinquenta, y el dicho General o cabo dellos, y otro Capitan y Alferez, y que las naos las llevavan llenas de heridos, y muchos con braços mancos y pies cortados, que se entiende eran dos mil, y de las demas Capitana y otra, quedaron a fondo en el puerto, y llevan daño en las demas.  En los quatro dias que estuvieron surtos, y algunos despues los yva la mar echando fuera muertos, que los avian arrojado de las Naos que venian en los serones enbueltos, y con las heridas.

Entre otras cosas que con la priessa dexaron que tenian para embarcar, fue una Culebrina bastarda del Fuerte de Sancta Ana, y dos encavalgamentos de pieças mayores, quedaron en la Caleta de Triana en la propia Ciudad, caxas, lios de ropa, y de colchones que tenian allí para embarcar, aunque fue mucho el daño que hizieron en la Ciudad, haziendo mil pedaços los Retablos grandes que hallaron en la Yglesia mayor, e las demas, y en las casas, y quanto avia en ellas, de sillas, mesas, camas y puertas, haziendolo todo pedaços. El provecho de los enemigos fue muy poco, que en los tres dias que se defendió la entrada de la ciudad, los naturales llevaron a los campos la ropa y hazienda que tenian.

De la fortaleza del pueblo, llevarian doze o treze pieças, y de la de Santa Ana quatro, y de la compañía tres que se quedaron en la marina en una muralla, y tres rebentadas, tambien llevaron las Campanas de la Iglesia, que todo ello no valdría en poder del enemigo diez mil ducados, hasta otros tres mil, y ciento y cinquenta pipas de vino, y hasta veynte caxas de Açucar.

La fortaleza de la Isleta, esta bien fuerte, y con solos mil ducados se podra remediar, los aposentos del Alcayde, que esta un cañón en medio dellos, y toda la plataforma por todas las partes, quedo desta manera, que bien se podra jugar el Artilleria que se trata de traer prestada de las demas Islas, mientras su Magestad provee dellas, en la fuerça de Santa Ana bolaron un aposento de bobeda, que esta de la parte de la ciudad, y un pedaço de lienço, que con menos costa se podrá reformar, y el lienço de San Pedro como antes estava.

Esta Armada entró en el puerto con tres Capitanas y Almirantes de tres colores, la mayor que entro delante, Roja, y las dos de blanco y azul. Lo qual se a sabido de los que quedaron presos que era, porque venia toda repartida en tres esquadras. Tambien an confessado en sus declaraciones que se les an recebido, que esta armada, treynta dias antes avia partido de Fregelingas, y que trae diez mil ombres los mas Mosqueteros, sin la gente de mar, y que estuvieron en la Coruña, donde queriendo entrar, se le simpidio con el Artilleria que se les diparo de la fuerça, y que viene solo a assolar estas Islas todas y destruyrlas.

Los señores del Audiencia, mandaron encavalgar la Culebrina bastarda que se le quedo al enemigo, y las quatro pieças de Campo que se le quedaron, y otras que presta la Marquesa de Lançarote, para por este verano se fortifiquen las fuerças, entre tanto que su Magestad mande proveer otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario